La idea centenaria que puede inflar la rentabilidad del marketing de tu negocio

No es el Santo Grial, ni es un atajo. Pero si lleva tantos años funcionando en las sombras, será por algo.

Es una idea que los que nos dedicamos a escribir para vender dominamos bien, pero que muy poca gente fuera de este círculo conoce.

Y a principios de 2024, escuché a un señor muy relevante – al que puede que no conozcas – condensar así esta sabiduría:

“Cambian los medios, cambia la tecnología, pero las estrategias de marketing que funcionan siempre se construyen sobre los mismos principios”

Vale, ahora mismo te cuento más sobre esta idea. 

Antes, decirte que el señor relevante que la dijo se llama Dan Kennedy. 

Dan, además de un americano de pro con camisa de leñador, es un titán de las ventas y autor de tropecientos libros. 

Es una leyenda viva para muchos pequeños negocios que quieren invertir en marketing con cabeza. 

Porque no conozco tu experiencia.

Pero sí me cruzo con demasiados pequeños negocios que se esfuerzan y se ilusionan y pagan por un marketing que no trae los resultados esperados.

Y, en muchos casos, es porque les han vendido que existen los atajos para promocionar sus servicios.

Vamos, que les han hecho creer que pueden construir la casa por el tejado.

Pero cuando un negocio construye la casa por el tejado, es probable que en lugar de clientes acabe recogiendo escombros

Y por eso la idea del amigo Dan Kennedy es tan potente y tan necesaria.

Porque, para que tu marketing funcione, lo que más cuenta es la parte que no se ve. Los pilares.

E invertir en esa parte oculta del marketing es más importante ahora que hace 5 años.

Y aún será más importante dentro de 2.

Porque piensa que estamos inmersos en la época del ruido online.

Donde la infoxicación es una plaga.

Donde las tendencias de marketing son efervescentes.

Donde hay robots que escriben mejor que muchos humanos.

 

Y, para sobrevivir a la vorágine digital, las reglas escondidas del marketing son más necesarias que nunca

Al final son los pilares que utilizan, y utilizarán, los negocios que perduran.

Desde los gigantes como BMW.

Hasta ese competidor cantamañanas que sobresale en tu industria.

Conocer los reglas no llena tu agenda por arte de magia, ni duplica tu facturación en 3 meses.

Pero sí te da más control sobre cómo presentas tu negocio al mundo.

Para que no solo consigas buenos clientes, sino que inviertas mejor tus recursos

Si te interesa, que sepas que en Sales & Biscuits te desgrano los principios de las buenas estrategias de marketing a los que se refiere el amigo Dan. Cero florituras. Cero tendencias efervescentes.

Te unes en la cajita azul de abajo.

En Sales & Biscuits hay ideas sorprendentemente sencillas, que no básicas

Lo que hay dentro no lo encuentras en Google, ni te lo cuenta ChatGPT. Porque muchos de los conceptos son tan sencillos que la mayoría de negocios los ignoran. 

En fin, los humanos y nuestra manía de complicarnos la vida. 

Ah, y el conocimiento que tienes dentro no es mío, aunque sí el enfoque. 

Aprendo de personas que saben mucho. Lo pongo en práctica. Y te lo cuento de forma que ni te confunda, ni te duerma.

Aquí tienes un pequeño adelanto de la sabiduría que te espera en Sales & Biscuits

  • La sencilla pregunta de 5 palabras que, bien utilizada en tu comunicación, te pone a la delantera de tu industria. 

 

  • Una conversación banal de 30 segundos que esconde 3 técnicas que son una bomba de persuasión. Y que apuesto a que utilizas en tu día a día sin enterarte.

 

  • Por qué más visibilidad no siempre va a significar más clientes – en especial si vendes servicios – y qué otra opción te es más rentable.

 

  • Una pregunta fundamental, que aprendí de directores de Booking.com, para que tu estrategia dé frutos cuanto antes y con la menor inversión posible. Aunque empieces recogiendo cerezas y no sandías.

 

Ah, y espera. 

En mis emails también hay salseo y alguna que otra historia rocambolesca. 

Y es que me gusta hacer honor a lo más infinito del universo.

¿El amor?

No.

Lo más infinito del universo es la estupidez humana.

Soy una romántica, no puedo evitarlo.

Vale, ¿y quién soy yo?

Bueno, veo que aún sigues por aquí. 

Supongo que querrás saber quién soy yo para hablarte de comunicar y vender online. 

Aquí te condenso mi vida en 352 palabras. 

Esta soy ahora

Escribo con estrategia para que pequeños negocios y emprendedores consigan el tipo de cliente que quieren para su negocio.

Aunque no me limito a redactar. 

También defino un plan de ventas para que mis clientes lleguen a sus objetivos de la forma más sencilla y rentable.

Ah, y estoy en el mundo de la comunicación y las ventas online desde 2021. 

Te lo digo por si pensabas que llevaba aquí desde la Edad Media (y por si acaso te importa).

Eso sí, han sido unos años muy intensos en los que:

Me he especializado en copywriting con varios de los profesionales más top de España.

He trabajado en industrias tan variadas como turismo, escuelas online o abogados.

Esta era antes

En mi vida anterior, estudié Derecho y estuve a un paso de convertirme en abogada de negocios. Pero, cosas de la vida, colgué la toga y me mudé a Inglaterra.

Aquí era project manager en el departamento de ventas de Booking.com.

Yo era el puente que unía al equipo comercial con el técnico. 

Vivía entre Manchester y Amsterdam, daba charlas ante decenas de personas y pasaba muchos días defendiendo ideas delante de jefazos.

Así que de comunicar de forma estratégica aprendí un rato. 

Y de estrategia de negocio, también. 

Era un puesto de esos que brillan mucho por fuera, pero que me estaba matando por dentro. 

Y cambié de rumbo. 

Espera, igual estás pensando qué pinta aquí el Conde Draco. 

Pues mira, lo pongo porque quiero contarte mi debut estelar como escritora.  

Yo tenía 6 años cuando escribí, y edité, la espeluznante trilogía de La Noche de las Tinieblas.

Una historia de vampiros y fantasmas aterradora.

Aunque, pensándolo bien, es posible que no hayas oído hablar de ella; no tuvo demasiada repercusión.

De hecho, creo que solo la leyó mi madre.

Como cotilleo, que sepas que en persona hablo un español entremezclado con palabras en inglés. 

Pero si mezclo idiomas no es porque sea idiota, es porque vivo en Manchester desde 2016 y se me lían las lenguas en el cerebro. 

Y, aunque sueño y pienso en inglés, nunca escribiría para vender en la lengua de Shakespeare.

Ah, y otra cosa. 

Pregunto mucho, al más puro estilo Sócrates. 

Soy muy curiosa y me gusta entender, qué le voy a hacer. 

Algo que siempre me ha fascinado es el comportamiento humano. 

Comprender qué nos lleva a decidir, qué nos lleva a comprar…

¿Y sabes qué tiene de bueno de preguntar mucho? 

Que se encuentran muchas respuestas. 

Te esperan aquí dentro.